Settembre a Venezia – Alfonso Gatto

Anuncios
Estándar

I

poesiajuanjosecerezo

I

El problema, en si mismo, no es la vida.

La vida es sin nosotros,

pues se conforma más allá de nuestras manos

y no precisa de su impulso

para tensar los márgenes del tiempo.

La vida nos desborda

cuando queremos contenerla

en la concisa piel de nuestro tacto,

igual que se derrama

la gota incontenible del océano

cuando quiero encerrar toda su esencia

en la mano inocente de algún niño.

Pero a pesar de su misterio

y el témpano invisible donde mora

a veces, de manera suspensiva,

se posa como un ave delicada,

mostrándome sus plumas,

en el borde concreto de una idea.

Allí es donde he logrado concebirla,

en el búcaro frágil de una imagen

que se forma sencilla sobre un folio,

igual que, de manera inesperada,

el halo incandescente de la tarde

se plasma con su fuego

en el leve cristal de mi pupila.

Ver la entrada original

Estándar

Abrasarse entre las llamas

Pablo Sáenz Briones

– ¡Don Luis, venga para acá! – Hernán se atragantaba con sus propias palabras por la emoción- ¡Apurese, por favor! quiero que escuche lo que esta contando este pibe.

Dejando el vaso de vino y haciendo equilibrio al pararse de la silla, Don Luis buscó el hueco por donde pasar ante tanta multitud.

– ¡Ya voy, ya voy! – Se abrió paso entre Diego y Tristán que también querían volver a escuchar el relato- ¡A ver! Espero que sea importante –

– Va a ver que si. ¡Dale pibe! Contale a Don Luis-

El pibe se secó el sudor de la frente y aún así seguía traspirando horrores. Su cara quemada en color carbón le asemejaba a un hombre de piel oscura. Nadie hubiese pensado que era rubio, de ojos azules y tez blanca, aunque en verdad así era.

– Pero … ¿Qué te pasó pibe, te tiraron una bolsa…

Ver la entrada original 756 palabras más

Estándar

¿Es importante la hora a la que nos tomamos el café?.

La nube dos punto cero

Lo reconozco, lo primero que hago nada más levantarme es poner la cafetera y, durante el proceso, pensar en el delicioso café que me voy a tomar. Sí, soy muy cafetero y más, si cabe, cuando veo que con una buena taza de café en la mano se abren las puertas de la creatividad, de emprender, de soñar, de la típica excusa para quedar con los compañeros y amigos,…y es que hasta el café tiene su momento. ¿Sabías que el peor momento para tomar café es en las primeras horas de la mañana?.coffee-690054_960_720

Seguramente has respondido eso de…”¡no puede ser cierto!” y, acto seguido, ¿por qué?.

Ver la entrada original 367 palabras más

Estándar

Me tiene negra

Irracional

Mis manos duelen
No arañan, no luchan
Al destino
Se abandonan
Mis ojos secan
No tienen brillo
Mis lágrimas
Se lo llevan
Mi alma a mi cuerpo
Bien atada, por si escapa
No puede más
Está cansada
Mi corazón
Ese
El único, que no se rinde
El ciego
El evidente invidente
El muy cabrón, el cabezón
Por Navidad
Me ha pedido…un bastón

V DV

Ver la entrada original

Estándar